Cómo hacer un JAPA MALA

En este tutorial mostramos como hacer un japa mala artesanal y de qué manera puedes elaborar el tuyo propio. En el budismo, el hinduismo, el jainismo o el sijismo, este objeto tiene un valor religioso, simbólico y espiritual y no es un accesorio de moda. Sin embargo, su composición tan variada y sus llamativos diseños lo han convertido con el tiempo en un accesorio muy demandado.

Por nuestra parte, dejamos que te sientas libre de darle el valor que consideres. Aunque ya sabéis, lo que más nos gusta de este mundo es descubrir las tradiciones, costumbres y artes populares. Por eso creemos que es importante que conozcas su origen, su significado y cómo se usa para comprender la historia que se esconde detrás de un japamala.

Qué es un Japa Mala

Ambas palabras provienen del sanscrito y cada una tiene su significado que, sumados, dan lugar a una única, original y auténtica definición del término.

La palabra sánscrita Japa significa cantar, rezar o murmurar mantras repetidamente o, lo que es lo mismo, recitación repetitiva de mantras. Japa también puede hacer referencia a la meditación realizada con el enfoque en un objeto o ser divino.

Por su parte, un Mala es una cadena o guirnalda de cuentas. Podríamos asemejarlo a un rosario católico o a un tasbih musulmán. En consecuencia, el Japa Mala sería el Mala utilizado para practicar Japa. En realidad, todas las religiones han utilizado o utilizan algún tipo de rosario o cuentas de oración en sus prácticas diarias. El komboloi griego o cuentas de la preocupación (worry beads) podría ser uno de los ejemplos que, siendo inicialmente utilizado con fines religiosos, ha terminado siendo un objeto para divertirse y relajarse.

Dado que la traducción de Japa Mala es del sánscrito al inglés, muchas personas de habla no inglesa utilizan el término «mala japa», un sentido y orden de palabras más directo y válido pero desgraciadamente con menos armonía. También hay personas que lo denominan malas tibetanas, rosario tibetano, rosario budista o rosario hinduista.

Composición y tipos de Japa Mala

Una vez entendida la cuestión terminológica, queda claro que el Japa Mala es una herramienta muy valiosa que, a modo de rosario espiritual, sirve para concentrarse y enfocarse en la repetición del mantra sin perder la cuenta del número de cantos.

Por esta razón se compone habitualmente de 108 cuentas o semillas. A veces se hacen malas con 27 o 21 cuentas, especialmente hechos para la muñeca o para prácticas más cortas o recitaciones específicas. Debemos sumar otra cuenta de mayor tamaño, la cuenta del gurú o sumeru, que es la que une el cordón completo.

escultura Buda con japa mala

Cuando la recitación es muy extensa y el número de malas que deben practicarse es elevado, se pueden añadir contadores que no son más que extensiones con otro tipo de cuentas que se mueven cada vez que se completa un número determinado de vueltas.

El material que se utilice y el color de las cuentas puede variar dando lugar a los diferentes tipos de malas. Se pueden utilizar semillas, bolas de madera, piedras semipreciosas o cristal. Para el cordón se suele utilizar hilo de nailon o hilo chino, hilo de algodón, hilo elástico transparente y, en ocasiones, alambre trenzado para dar más durabilidad al mala.

Algunos malas tienes nudos de separación entre cada cuenta. Estos nudos se llaman Brahma Granthi, nudos de brahma o nudos de la creación. De hecho, la palabra en sánscrito quiere decir nudo difícil de deshacer y hace referencia a esas barreras mentales que nos impiden alcanzar la libertad.

Entre las cuentas se pueden intercalar separadores de metal o nudos pero lógicamente no entran en el conteo que se hace durante la práctica.

En la India suelen utilizar las semillas de sándalo, rudraksha o tulasi. En Nepal utilizan semillas de bodhi o de loto.

¿Por qué utilizar 108 cuentas en los Japa Mala?

Existen muchas teorías al respecto pero de todas ellas extraemos una conclusión común: el número 108 está lleno de significado en la ciencia y la espiritualidad de la India, donde se originó la práctica para después extenderse a China.

También está lleno de sentido y valor en las religiones budista, hinduista y jainista. Todos ellas tienen diferentes métodos para recitar el Japa Mala y, de la misma manera, acuden a diferentes interpretaciones para dotar de relevancia espiritual y científica al número. La lista de referencias al 108 es muy variada pero aquí os dejamos algunos ejemplos.

El Sol, la Luna y la Tierra

La distancia promedio (dependiendo de la posición en la elipse) del Sol y la Luna a la Tierra es 108 veces sus respectivos diámetros. Igualmente se considera que el diámetro del Sol es 108 veces el diámetro de la Tierra.

La totalidad de la existencia

En la cultura védica (vedico proviene de la palabra veda que en sánscrito quiere decir conocimiento o revelación), los matemáticos consideraban el 108 como un número de la totalidad de la existencia. En la astronomía hindú hay 27 constelaciones (nakshatras) que se dividen en cuartos o padas, dando lugar a las 108 cuentas.

Los chakras

Los chakras son las intersecciones de los canales nerviosos y líneas de la energía y se dice que hay un total de 108 que convergen para formar el chakra del corazón.

Las 108 tentaciones

En el budismo, el camino hacia el nirvana cuenta con 108 tentaciones o deseos terrenales que deben superarse. También se cree que existen 108 pecados o mentiras y 108 delirios de la mente.

108 tipos de sentimientos

En el budismo y en el hinduismo, se considera que el ser humano tiene 108 tipos de sentimientos, 36 pasados, 36 presentes y 36 futuros.

Beneficios de los Japa Mala

Podríamos enumerar beneficios para el cuerpo, la mente y el espíritu, ya que así es como se catalogan. Pero veamos algunos de los más conocidos:

-Permite realizar el seguimiento y registro del número de mantras recitados.

-Facilita el enfoque en la práctica de la meditación y el canto.

-Aumenta la concentración, libera a uno mismo y ayuda a alcanzar las metas.

-Transmite poderes curativos y los materiales que utilicemos pueden ser más o menos receptores de energía positiva.

japa mala en las manos

Cómo usar un Japa Mala

El Japa se suele practicar sentado pero también se puede realizar de pie o caminando. Se van repitiendo en silencio o en voz alta los cantos. La repetición debe ser lenta pero continuada. La respiración debe ser lenta y relajada.

Con la mano derecha o la izquierda y utilizando el pulgar, se va dando paso a cada cuenta durante la recitación. Las cuentas pasan entre los dedos pulgar y corazón. El movimiento debe ser suave y llevando la cuenta hacia el cuerpo. En la tradición hinduista, el dedo índice se extiende y no debe tocar las cuentas ni usarse para contar.

En la India se considera que la mano izquierda es impura para el rezo, razón por la cual sólo utilizan la derecha. Sin embargo, en la budista se utiliza la mano izquierda. Esto ha llevado a que esta cuestión en ocasiones haya pasado desapercibida y se usen indistintamente.

Al llegar a la cuenta del gurú, hay quién la respeta y tiene claro que no debe tocarse, ya que sería como pasar por encima de ella, pisarla. No se cuenta pero sirve de referencia para marcar el final de una vuelta. La presencia de cuentas de otro color ayuda a completar vueltas más cortas o, como decíamos, puede darse el caso de utilizar pulseras con 27 cuentas para repeticiones menos extensas.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *