Cómo limpiar bisutería y cuidarla: trucos y consejos

pulseras y anillo de bisutería

Muchas veces se piensa que aquello que más vale es lo que más tenemos que cuidar. Con esta premisa podríamos decir que las joyas y todo aquello que se vende en el mundo de la joyería requiere de cuidados excelentes. Pero nos olvidamos que la bisutería, por muy barata que sea, también tiene unos cuidados y aunque solo sea por su valor sentimental, religioso… o lo cómodo que nos sintamos con ella, son piezas que también debemos limpiar y recuperar.

Para que la bisutería perdure con el paso del tiempo, los más importante y más recomendable es cuidarla día a día. Pero vayamos por partes.

Qué es la bisutería

Hablamos de un concepto que tiene su origen en la palabra francesa bijouterie que significa joyería. Su adaptación al inglés y, posteriormente, a otros idiomas sirvió para referirse a todos aquellos objetos decorativos, hechos de diversos materiales no preciosos y con los que se agasajaba a otras personas como muestra de afecto, respeto o consideración.

El uso de la palabra en inglés puede que sea del siglo XVII pero mucho antes, incluso en el inicio de las civilizaciones, el uso de diversos elementos con fines decorativos, religiosos, mágicos, simbólicos o de protección ha marcado la propia evolución de la bisutería. Ahora bien, la aparición de los diversos metales, sus técnicas de trabajo y su uso fue transformando nuestras sociedades y ampliando las posibilidades comerciales y la diferenciación social en orden al tipo de material que se poseía.

Bisutería, diseño y moda

Pero vayamos a una época más reciente. A comienzos del siglo XX, más concretamente en la década de los veinte, se evidencia esa diferencia histórica entre las joyas de materiales nobles como el oro y la plata, reservadas para gente rica de poder y dinero, con los accesorios y complementos que sirven de adorno y constituyen un forma de expresión, de valor estético o sentimental.

Los diseñadores quisieron demostrar que ya no se trataba solo de aparentar y demostrar una posición social y económica. La bisutería fina, llamada así a todas esas piezas y accesorios que cuentan con una cuidada elaboración muy cercana al trabajo de orfebrería con metales preciosos, comenzó a tomar fuerza y materiales como el cuero, la resina, el cristal, la madera o las piedras semipreciosas hicieron su aparición en el mundo del diseño y la moda.

Diseñadores como Channel, Dior o Tiffany vieron la oportunidad perfecta, de forma progresiva, para introducir la joyería de fantasía en sus diseños y revolucionar la industria con cientos de combinaciones de materiales, colores y formas que contrastaran, bien de forma minimalista o apostando por una cargada ornamentación.

La bisuteria artesanal

Esa capacidad para diseñar y fabricar joyería alternativa de bajo coste facilitó, como decíamos, una mezcla y combinación de formas, tamaños, colores… de lo que hoy llamamos cuentas y abalorios que permitía actualizar nuestro look muy rápidamente y por poco dinero.

Si a eso sumamos la incorporación de técnicas y formas de elaboración procedentes de otros sectores, como es el caso del trabajo artístico de los orfebres o la creación de los nudos marineros, el sentido artesano, las técnicas decorativas, las piezas disponibles y el valor del trabajo hecho a mano comenzó a extenderse, dando lugar a lo que hoy conocemos como bisutería artesanal.

El trabajo de bisutería con alambre, por ejemplo, es todo un arte que no solo es útil para crear accesorios y complementos. El alambrismo se extiende desde hace mucho tiempo a la realización de esculturas, objetos decorativos o artísticos.

Esa variedad de componentes y piezas, así como el uso de las técnicas apropiadas te puede llevar a construir por ti misma los objetos únicos más bonitos, elegantes y hermosos del mundo.

Si el resultado de eso supone un trabajo y esfuerzo, ¿por qué no esforzarnos por cuidarlo y conservarlo?. Podrás decir, «es que es barato y prefiero comprarme otro». Pero esta cultura del usar y tirar no alimenta un futuro muy prometedor. Así que, pongámonos manos a la obra y veamos de qué manera puedes conservar, limpiar y recuperar tus anillos, collares, pendientes, pulseras o llaveros que tantas alegrías te han dado.

Trucos y consejos fáciles y rápidos para limpiar la bisutería

Pasamos a describir brevemente algunos de los trucos y consejos que, dependiendo del material, te permitirán saber cómo limpiar y cuidar la bisutería.

Proteger de colonias y cremas

Uno los primeros consejos más evidentes, a modo preventivo, sería evitar las colonias y las cremas sobre nuestros accesorios. Dado que esto es algo difícil de lograr, al menos intenta no ponerte tus piezas de bisutería hasta el último momento y de forma posterior a la aplicación de tus productos diarios. Eso por lo menos retrasará el daño que le podamos causar.

Evita la humedad

No guardes tu bisutería en zonas humedas. Muchas veces las almacenamos en el baño o nos las quitamos y las dejamos allí para darnos una ducha. La consecuencia es que el vapor del agua y esa humedad que queda en el ambiente puede estropear progresivamente los diferentes materiales de los que se componen nuestros accesorios, especialmente los metales de todo tipo.

Si esto sucede y es algo que lo haces como rutina (incluso ducharte con ella puesta), intenta secarla lo antes posible. Otra cuestión es que la lleves cuando vas a la piscina o a la playa. Ahí debes tener en cuenta que las condiciones cambian y el efecto del cloro o la sal puede ser más agresivo.

Te aconsejamos que te las quites antes de meterte al agua. Aunque bien sabemos lo bien que lucen con nuestra piel bronceada y ese ambiente de sol y playa, evita llevarlas a estos lugares si realmente quieres conservarlas por mucho tiempo.

pulseras en verano

Y en el deporte…

La práctica deportiva en el gimnasio o al aire libre también son momentos donde nuestra bisutería también tiene que estar protegida. El sudor o, simplemente, los golpes y movimientos continuos que van a sufrir no le hacen ningún bien. Evita llevarlas en estos momentos de actividad ya que es probable que hasta nos puedan molestar o provocarnos alguna herida innecesaria.

En las siguientes secciones te explicamos como proteger, mantener y limpiar la bisutería. Nuestros consejos siempre buscan utilizar productos naturales o, al menos, no abrasivos (como el cloro o la lejía) para que nuestros accesorios no pierdan su color ni su brillo.

Cómo proteger la bisutería con baño de oro o plata

Para proteger el baño de oro o plata se le puede aplicar un poco de esmalte de uñas transparente, especialmente en la parte interna, la que queda en contacto con la piel, ya que nuestro propio PH deteriora mucho las capas externas. Este sistema también es muy útil para evitar alergias, pero con el uso se va eliminando el esmalte y hay que ir aplicándolo cada cierto tiempo.

Lo ideal sería guardarla limpia una vez la hayamos utilizado. Para ello, nada más quitárnosla deberíamos pasarle un paño de algodón o una gamuza para limpiar gafas o metales. Incluso si es necesario se puede lavar con un poco de jabón para la vajilla y agua para quitarle bien todos los restos de grasa o cremas que pueda tener y secarla muy bien. Este paso es el más importante, ya que no pueden guardarse con humedad.

Cómo limpiar y cuidar las piezas de zamak

pulsera con piezas de zamak

El zamak es una aleación de zinc, aluminio, magnesio y cobre. Es fantástico para bisutería ya que está libre de niquel y evita las alergias. Dependiendo del fabricante, lo encontraremos habitualmente con un baño de plata pero también lo hay con baño dorado y de bronce.

La forma ideal de limpiarlo es con un jabón suave neutro o vinagre blanco. Utiliza nuevamente un paño de algodón para frotar y para secarlo. Si no consigues eliminar las manchas mas resistentes, frótalas con un cepillo de dientes, utilizando bicarbonato.

Con el tiempo puede perder algo de brillo pero este material no se ensucia tanto como la plata. Se oscurece mucho por el contacto con el aire cuando no lo estamos utilizando. Puedes comprobarlo fácilmente dejando una pieza de zamak sobre una mesa un par de semanas.

Por esta razón, te recomendamos guardarlo en una bolsa de organza, de lino o de tela. Si no tienes, simplemente lo puedes guardar en una bolsita de plástico.

Pendientes sobre bolsa de lino

Cómo limpiar bisutería de acero inoxidable

El acero se limpia muy bien con agua y jabón, pasándole un paño para devolverle el brillo. En caso de que esté muy sucio, frota con un poco de vinagre blanco, enjuaga y seca bien.

Si simplemente está deslucida, el desmaquillante de ojos también ayuda a que el metal recupere su brillo. Frotamos un poco con las manos y retiramos el exceso con un paño de algodón.

Cómo limpiar bisutería plateada

La bisutería plateada puede limpiarse con pasta de dientes aplicándola con un cepillo, sin frotar en exceso y enjuagando con agua, para eliminar cualquier resto. A continuación la secamos bien antes de guardarla.

Cómo limpiar bisutería dorada

Para la bisutería dorada puedes utilizar jabón neutro mezclado con agua y frotar con un cepillo de dientes suavemente sobre la pieza. Enjuaga con agua templada y seca inmediatamente. El desmaquillante de ojos puede ser útil también en esta ocasión. Pero esta vez aplica y frota con un algodón.

Cómo limpiar bisutería oxidada o con restos de pegamento

Para eliminar el oxido se puede frotar la mancha con bicarbonato ayudándonos con un cepillo de dientes o con un paño de algodón un poco humedecido. No olvides secar bien con otro pequeño trapo.

Una aspirina efervescente disuelta en agua puede ser también una solución para eliminar el óxido y dar brillo a tu bisutería. Lo más conveniente es introducir solo el metal en un vaso con la mezcla propuesta. Pero no siempre es posible desmontar con facilidad todos nuestros accesorios. En ese caso, sumerje todo sin superar un tiempo de 10 minutos. Utiliza esta técnica solo con metal ya que puede dañar otro tipo de materiales como madera, plástico, resinas o perlas.

Eliminar el pegamento

Habitualmente con el uso se estropea antes el cuero o el cordón que los cierres, incluso se suelen romper. En cualquier caso, se convierte en tarea difícil despegar los cierres del cordón para poder reutilizarlos.

Corta el cordón e introduce el cierre, siempre que sea metálico, no plástico, en un tarro de cristal. Echa acetona pura hasta cubrirlo y ciérralo bien para que no se evapore. Déjalo a remojo 2 horas y cuando lo saques verás como puedes quitar con facilidad los restos de cordón que quedan dentro del cierre. Puedes ayudarte con un alfiler o una tijera fina.

Cómo limpiar el cuero de la bisutería

El cuero a veces está reseco y cuarteado e incluso deformado. Para que recupere su forma y suavidad podemos darle calor con un secador y a continuación frotar con las manos, aplicándole un poco de crema hidratante corporal. Queda como nuevo.

Cómo estirar collares de nailon

Los collares enfilados con hilo de nailon se tienen que mantener colgados para que no se deformen ya que el nailon tiende a enroscarse cuando no los llevamos puestos. Es muy habitual que tras un tiempo guardado en un cajón, nos lo vayamos a poner y esté retorcido. Estíralo bien, dale unas pasadas con el secador de pelo y verás cómo recupera la forma.

Como desenredar cadenas finas

Las cadenas finas están de moda, son preciosas pero un horror cuando se enredan. Aplica sobre el nudo una gota de aceite, cualquiera que tengas a mano. Verás como te ayuda a ir deshaciendo esos nudos incómodos. Si están muy apretados puedes ayudarte con una aguja para ir abriendo y separando el nudo.

Cómo limpiar y cuidar las perlas

Como decíamos al comienzo de estos consejos, no vamos a utilizar productos abrasivos para intentar sacar brillo o eliminar la suciedad de nuestras piezas de bisutería. En el caso de las perlas ocurre exactamente lo mismo. Las cremas o las colonias pueden dañarlas y eso nos obliga a limpiarlas después de cada uso, antes de guardarlas.

Majorica, una de las marcas más conocidas de perlas, nos aconseja lavarlas con agua templada y jabón neutro. Posteriormente dejarlas extendidas sobre una superficie seca durante al menos 48 horas para lograr que el hilo interior que las enfila se seque. A su vez es recomendable guardarlas separadas del resto de nuestra bisutería.

Hace tiempo que llevamos utilizando estos trucos y consejos para mantener nuestra bisutería en buen estado y el resultado siempre ha sido excepcional.

Si conoces alguno más no dejes de compartirlo con nosotras. Estaremos encantadas de seguir aprendiendo.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *