Saltar al contenido

Kumihimo: tutorial para hacer tu disco y tus pulseras

    El kumihimo es una de las técnicas más bonitas y elegantes en bisutería pero, a su vez, una de las grandes desconocidas. Seguro que la palabra te resulta llamativa. Incluso habrás visto en alguna ocasión cordones, tejidos o ropas que hacen uso de cordones kumihimo.

    Los inicios del kumihimo decoraron armaduras y espadas de los guerreros samurais. Al finalizar la cultura samurai, pasaron a las vestimentas de la corte y la nobleza para, finalmente, convertirse en un arte popular presente en cientos de objetos, prendas y accesorios de la vida japonesa.

    Vamos a profundizar en este maravillos arte de los cordones trenzados de seda. También te mostramos en este tutorial cómo hacer tu disco kumihimo, cómo se usa y las posibilidades que te da para hacer pulseras kumihimo redondo. Pronto seguiremos con más tutoriales sobre el kumihimo plano o el cuadrado. Pero antes, veamos qué es exactamente.

    Qué es el kumihimo

    Kumihimo es una técnica japonesa basada en el trenzado de hilos de seda, previamente teñidos, que da lugar a cordones de calidad, muy resistentes y variados en formas, texturas y colores. Estos cordones tienen usos muy diversos y dependiendo del trenzado, se pueden conseguir más de 3000 patrones diferentes.

    pulseras trenza redonda
    Pulseras kumihimo redondo

    La palabra kumihimo (打ちひも) proviene del japonés y significa cordón trenzado. En la cultura japonesa es un arte. También es un oficio tradicional, un de muchas generaciones.

    Los cordones trenzados redondos o planos de kumihimo han decorado armaduras o vestimentas tradicionales.

    Historia y origen del kumihimo

    El kumihimo tuvo sus comienzos en Japón, en el siglo VI. Llegó a ser una tradición respetada de la familia imperial y los templos budistas. Es precisamente en esta época cuando la religión budista se introdujo desde China y Corea. Tanto los emperadores como los monjes tuvieron un papel fundamental en la protección y extensión de los elementos de la cultura tradicional. Eso incluía el maravilloso arte del trenzado.

    En el siglo IX encontramos la época de mayor apogeo de la corte imperial japonesa, el período Heian (794-1185). Ya por entonces se había producido una evolución relevante de este arte y se diversificó la aplicación de los cordones de seda trenzados. Destacaban numerosos estilos y patrones para diversas prendas de aristócratas y nobles. También se extiende su uso en accesorios, en diseño de muebles, elementos decorativos en los templos o instrumentos musicales.

    cordones trenzados planos
    Trenza de kumihimo creada con un telar de madera (Fuente: Japan Traditional Crafts Aoyama Square)

    Se cuenta incluso que los monjes utilizaban la práctica del trenzado como forma de meditación u oración. También que el uso de prendas con este trenzado podría alejar los fantasmas y atraer la buena suerte. Probablemente sean razones que que refuerzan su evolución y aceptación

    A partir del siglo X, el kumihimo se populariza llegando a cubrir y decorar kimonos de personas acomodadas o de trajes y vestimentas tradicionales que se utilizaban en eventos o acontecimientos sociales y religiosos. Se multiplican los colores usados, los estilos y la complejidad de las técnicas, pasando así a la vida popular japonesa. Las aplicaciones de este trenzado han llegado al ámbito de la arquitectura, decoración de interiores o prendas como uniformes militares, armaduras, espadas y armas de guerra.

    Tiene sentido que los accesorios de bisutería y joyería no quedarán exentos en esta lista de posibles aplicaciones del kumihimo.

    Qué es un disco kumihimo

    El disco kumihimo es el soporte que utilizamos para trenzar pulseras, collares y otros accesorios utilizando las diversas técnicas y patrones del kumihimo. Su forma surge de los cuatro tradicionales soportes para hacer kumihimo que existen. El disco es una versión simplificada de dichos soportes y facilita que realicemos la labor de forma rápida y fácil en cualquier lugar sin requerir un montaje complicado.

    En los comienzos, el trenzado de los hilos se realizaba directamente sobre los dedos y atando el comienzo de la labor a una pared o a un rudimentario soporte. Todo ello transmitido de padres a hijos y mantenido en secreto en familia para así preservar la tradición y el gremio de tejedores.

    disco kumihimo original
    Detalle de un disco kumihimo

    Tipos de soportes kumihimo

    En Japón existen 4 tipos de soportes tradicionales de kumihimo:

    • Ayatakedai: Soporte de bambú que crea trenzas planas. El tejedor se sienta o se arrodilla frente al soporte, teniendo unas plumas de madera en el comienzo del ayatakedai que permiten ir separando los hilos. Puede llegar a tener 10 plumas con un pequeño palito de separación entre ellas.
    • Marudai: Soporte redondo de madera con un agujero en su centro que permite producir trenzas redondas, cuadradas o planas. Es uno de los soportes más cómunes y el formato es parecido al que os vamos a enseñar posteriormente con los discos kumihimo. Mientras se va trabajando, la trenza va asomando por el círculo central hacia abajo, haciendo uso de un contrapeso. Los hilos se dejan caer alrededor del soporte, sujetos al final por una bobina de madera.
    • Takadai: A diferencia de los anteriores, este soporte es alto y más voluminoso ya que los hilos se dejan caer por los laterales dejando la labor en la zona central. Eso sí, es ligero de transportar ya que no pesa mucho. Sentado en una silla, el tejedor puede ir moviendo sus hilos y situándolos en la línea de separaciones que tiene en sus laterales. Con el takadai creas trenzas planas que pueden ser de una o dos capas, con patrones muy complejos.
    • Kakudai: Esta vez hablamos de un soporte cuadrado que no es tan habitual pero que permite el trabajo con muchos hilos trenzados. Puedes hacer cordones cuadrados o redondos. El cordón resultante, al contrario que en el marudai, va saliendo hacia arriba gracias a un enganche o polea que colocamos al inicio.

    Crea tu propio disco para hacer pulseras

    A pesar de existir unos discos kumihimo que se comercializan y con los que podemos hacer nuestras pulseras o collares, os vamos a contar cómo hacer tu propio disco en casa de forma muy sencilla y barata.

    Si vamos a hacer un labor puntual y necesitamos fabricarlo con lo que tengamos a mano, sólo necesitamos un trozo de cartón.

    Sin embargo, si queremos que nuestro disco perdure en el tiempo y nos sirva para sucesivos trabajos utilizaremos una plancha de goma eva o foam, de 5mm de grosor. En caso de que sea difícil encontrar este grosor podemos pegar varias planchas finas hasta conseguir el grosor deseado.

    Necesitamos también:

    • Un CD (si todavía conservas alguno :),
    • un bolígrafo o lapicero,
    • una regla,
    • una moneda de aproximadamente 2cm de diametro,
    • unas tijeras.

    7 pasos para hacer tu propio disco en casa

    Tanto si utilizamos cartón como si optamos por la goma eva los pasos a seguir son los siguientes:

    1. Cortamos un cuadrado de 12cm por 12cm.
    2. Buscamos el centro de cada lateral y lo marcamos. Es decir, colocamos la regla en uno de los laterales, medimos 6cm y hacemos una marca en ese punto que se vea muy bien. Lo repetimos en los otros 3 laterales. Es importante que estas 4 marcas queden muy muy visibles ya que vamos a utilizarlas como referencia en varias ocasiones. No tengas miedo a hacer una línea de 1 o 2cm bien marcada.
    3. Colocamos el CD encima del cuadrado, lo centramos perfectamente y marcamos con un bolígrafo el contorno. Con una tijera recortamos el circulo que nos queda dibujado.
    4. Seguidamente vamos a hacer pequeñas rayas a lo largo de todo el contorno del circulo con 1cm de separación entre una y otra. Todo ello por el borde, de forma que nos queden 8 marcas en cada cuarto. Para ello vamos siempre midiendo con la regla desde la primera marca de las que habíamos hecho anteriormente.
    5. Por esto era importante que se vieran bien las 4 primeras marcas que habíamos hecho, ya que van a ser nuestras referencias. Tenemos que hacer otros 6 puntos en cada cuarto, entre una y otra de las principales, con una distancia de 1cm entre una y otra. Medimos 1cm y marcamos con el bolígrafo o lapicero. Así hasta completar el círculo con 32 marcas.
    6. Con una tijera damos un corte en cada una de esas 32 marcas de 0,5mm más o menos.
    7. Ahora vamos a hacer el agujero central. Marcamos el centro del disco a partir de las 4 primeras marcas que hicimos. Centra la moneda sobre este punto y marca el contorno. A continuación recórtalo, haz un hueco con la tijera y con paciencia vete recortando el círculo interior. No hemos utilizado el agujero del CD porque, en nuestra opinión, es demasiado pequeño para trabajar bien.
    disco de carton

    Con todo esto ya habrás completado tu primer disco kumihimo. Estamos de acuerdo que no es una obra de ingeniería pero nos vale para hacer nuestras pulseras de kumihimo redondo.

    Cómo hacer pulseras de kumihimo redondo

    Para introducirnos un poco en la técnica y en la forma de trabajo, vamos a hacer una pulsera redonda de 4 colores con nuestro nuevo y flamante disco kumihimo redondo. ¡A por ello! ¡Quién dijo miedo!.

    Una vez que lo tengáis dominado estos primeros pasos, os animamos a probar y a improvisar, y más adelante experimentar con los discos de kumihimo cuadrado para conseguir trenzas planas.

    Al principio no es conveniente que los hilos sean muy finos, es decir, que no tengan menos de 2mm de grosor. Cuando son muy finos se enredan con mucha facilidad y son más complicados de manejar.

    Para nuestra pulsera vamos a necesitar los siguientes materiales:

    • 4 metros de cordón de 2mm de grosor máximo. Puede ser cola de ratón, hilo chino, paracord, algodón…el material que más os guste. Necesitaremos 1 metro por cada color ya que vamos a hacer la pulsera de 4 colores.
    • Tijeras.
    • Cierre de botón.

    En total, para esta pulsera de cuatro colores vamos a trabajar con 8 hebras.

    Doblamos a la mitad los 4 cordones, los juntamos y hacemos un nudo que los una, asegurándonos que las 8 puntas en el extremo contrario estén a la misma altura.

    Pasamos este nudo por el agujero central del disco de forma que nos quede por detrás. A partir de ahí vamos colocando los hilos en las ranuras de nuestro disco.

    4 pasos fáciles para hacer la pulsera de trenza redonda

    A continuación te facilitamos una imagen muy sencilla en la que te damos los 4 pasos iniciales para realizar tu pulsera.

    Primer paso: Observa la primera colocación de los 8 hilos de colores (2 por cada color). Si fuera un reloj, tendríamos un hilo a las 12/3/6 y 9. El segundo hilo de cada color iría acompañando al primero en la ranura de su derecha.

    patrón básico disco kumihimo

    Segundo paso: observa los dos movimientos necesarios. El hilo de las 12 baja a la izquierda de los hilos de las 6. A continuación, el hilo de las 6 sube a la derecha de los hilos de las 12.

    Tercer paso: Tendrás que girar un cuarto el disco hacia la izquierda. Te encontrarás con los dos siguientes hilos que debes mover según el orden de los números. El de la izquierda de arriba lo colocamos abajo a la izquierda. Después, el de la derecha de abajo lo colocamos arriba a la derecha.

    Cuarto paso: Continuamos con esta lógica, aplicando estos mismos dos movimientos y el giro correspondiente hasta conseguir el largo adecuado de la pulsera.

    Finalmente, puedes colocar el cierre de pulsera que más te guste. Nosotras te sugerimos un cierre de botón ya que puedes aprovechar el ojal que hemos formado al doblar los 4 hilos por la mitad.

    Si no quieres utilizar un cierre metálico por problemas de alergia o simplemente porque no te convencen, siempre tienes la posibilidad de cerrarlo con un nudo de macrame o nudo corredizo.

    ¿Te ha resultado útil?
    (Votos: 2 Promedio: 5)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *