Saltar al contenido

Pendientes Ear Cuff o pendientes solitarios sin agujero

    ¿Habías oido hablar alguna vez de los pendientes solitarios o ear cuff?. Seguro que en más de una ocasión los has visto o los has utilizado. Incluso te habrás preguntado…¿cómo se llaman los pendientes que no necesitan agujero?. Pues efectivamente, ear cuff o también llamados cuff de oreja.

    Son algunos de los nombres que utilizamos para referirnos a estos pendientes, que no son algo nuevo en nuestra bisutería. Pero bien es cierto que su forma de referirnos a ellos se ha ido definiendo con el tiempo.

    Un término que también se asocia con los earcuff es el de pendiente trepador o trepadores. Se utiliza mucho en joyería y algunas marcas como Pandora o Tous los han popularizado en sus diferentes versiones de oro y plata.

    Son un accesorio muy original que puede convivir con todos los estilos o tendencias. También los puedes combinar con otro tipo de pendientes. Pero veamos su auténtico significado.

    Qué es un pendiente ear cuff

    El significado de los pendientes Ear Cuff o pendientes sin agujero proviene de la unión de las palabras inglesas ear (oreja) y cuff (brazalete o abrazadera). Son pendientes que no necesitan que los lóbulos de las orejas estén perforados para poderse colocar. Se sujetan simplemente por presión debido a su forma de abrazadera.

    También podemos conocerlos como pendientes solitarios. Esto se debe a que lo normal es que no vayan con su pareja en la otra oreja y se lleven habitualmente de forma asimétrica.

    pendiente ear cuff

    A veces nos podemos encontrar con las dos palabras unidas, Earcuff. Como si fuera un concepto único y siendo otra manera de referirnos a este tipo de pendientes o aretes, el término como tal es más utilizado en muchos países de Centroamérica y Sudamérica.

    En España solemos referirnos a estos aretes como aquellos pendientes con forma de aro de diferentes dimensiones en los que podemos insertar diversas cuentas o abalorios o dejarlos vacíos. De esta manera los diferenciamos de los pendientes más convencionales, tanto largos como cortos, de pinza…

    Esta diversidad semántica en realidad solo enriquece nuestro lenguaje. provoca situaciones muy divertidas por falta de comprensión hacia lo que nos referimos en cada momento. Pero a nosotras nos encanta aprender todos estos nuevos significados.

    Pero volvamos a nuestros pendientes Ear Cuff, un tipo de pieza de bisutería o joyería tremendamente versátil con una historia mucho más extensa de lo que podemos imaginar.

    Origen de los pendientes solitarios o Ear Cuff

    Aunque en nuestra cultura se pusieron muy de moda en los ochenta, aparecen por primera vez en las culturas hindú y egipcia. En estas culturas era muy habitual que las decoraciones aplicadas al propio cuerpo fuesen muy recargadas y llamativas.

    Cuando hablábamos de la pulsera con anillo o los anillos pulsera de estilo árabe ya hacíamos referencia a ese exceso decorativo que regía en la sociedad y que, además, contaba con componentes religiosos y culturales muy poderosos.

    Actualmente los pendientes earcuff originales han vuelto con mucha fuerza ya que aportan un aspecto moderno y estilo boho o boho-chic (una mezcla de look hippie evolucionado con toques de glamour y elegancia fácilmente reconocibles), que hoy está tan en auge. Podrás encontrar el clásico ear cuff dorado o ear cuff plata que son los que se han utilizado desde hace años.

    Las orejas, sin duda, siempre han sido parte principal e importante para realzar y destacar la belleza facial, la forma del rostro. Probablemente los earcuff sean el complemento indispensable para cumplir con este propósito. Tanto es así que se comenzaron a utilizar como un elemento adicional a los clásicos pendientes con perforación.

    Los pendientes solitarios son una manera de sumar una decoración extra. Como en los ejemplos que mostramos en el vídeo, pueden ser más o menos ornamentados. Incluso pueden elaborarse con materiales tan diferentes que los resultados pueden sumar, equilibrar o complementar dependiendo de cada caso.

    Hay ear cuff trepadores o ear cuff con cadena que cubren más ampliamente la oreja pero con un estilo y una elegancia a tono con cualquier tipo de prenda.

    Los hemos visto unidos por medio de cadenas a pendientes colocados en perforaciones realizadas en la propia oreja o incluso en la nariz, dando una imagen mucho más espectacular y sorprendente.

    tipos de pendientes ear cuff

    Aun así, cabe la posibilidad de llevarlos solos porque son una maravillosa alternativa a los pendientes con agujero.

    ¿Cómo usar los pendientes sin agujero?

    Como os decíamos, los pendientes earcuff no necesitan agujero y se parecen a los piercing porque, en realidad, no los colocamos en un lugar convencional como es el lóbulo de la oreja. Hablamos de unos pendientes que se quitan y se ponen con mucha facilidad.

    Los podemos encontrar de muchas formas y tamaños, desde un simple aro de plata o algún otro tipo de alambre, hasta los más sofisticados que pueden llegar a cubrir toda la oreja.

    Los materiales también son muy variados. Desde el oro, la plata, perlas de diversos tamaños, piedras preciosas o semipreciosas, cristal… Pero, por supuesto se pueden realizar con cuentas, abalorios o materiales muy económicos y que no requieren un gran desembolso como por ejemplo mostacillas o rocallas, hilo de cobre, aluminio…

    Cómo colocar los pendientes earcuff

    Hay tres puntos básicos en nuestras orejas en los que se pueden colocar los ear cuff: la zona del hélice o helix alta (1), la zona baja del helix (2), sumando también el antihelix y el trago (3).

    3 puntos en la oreja para colocar pendientes ear cuff

    Puedes llevar uno o tantos como te guste, incluso, si tienes la oreja perforada puedes unir uno de ellos con una cadenita al que utilices en la perforación.

    Para ponerlos se introducen en la parte de arriba de la oreja, donde el cartílago es más fino. Tira un poco de la oreja hacia arriba con una mano, para tensarla y con cuidado con la otra mano se desplaza hasta la zona que más te guste.

    Si tienes que abrirlos un poco o cerrarlos para que ajusten, hazlo con cuidado. Están hechos con materiales maleables y los puedes deformar en exceso.

    Si necesitas apretarlo tiene que quedar en el punto justo en el que notes que no se cae, pero que tampoco te apriete demasiado. Al llevarlo puesto mucho tiempo, puede llegar a ser muy molesto e incluso doloroso.

    ¿Te ha resultado útil?
    (Votos: 1 Promedio: 5)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *